Blog

 

 

 

TODO SOBRE BODEGA ESLAVA

Bodega Eslava: el encanto vinícola de la Baja Montaña navarra

La Baja Montaña navarra es especial por muchas razones y todas ellas nos llevan a la misma conclusió: nos encontramos en un enclave extraordinario para el cultivo de uvas excepcionales.

La Baja Montaña navarra es especial por muchas razones y todas ellas nos llevan a la misma conclusió: nos encontramos en un enclave extraordinario para el cultivo de
uvas excepcionales.

El clima, el terruño y su tradición vitivinícola han convertido la Baja Montaña en epicentro para el cultivo de viñedos de gran personalidad y la producción de vinos de alta calidad que capturan la esencia de nuestra tierra.

Aquí, la garnacha cobra un protagonismo especial, siendo la variedad de uva más cultivada en nuestras viñas. Tanto es así, que en Eslava conservamos viñedos centenarios que son un fiel reflejo de nuestra apuesta por la garnacha, que ha vencido el paso del tiempo y todos los contratiempos.

Somos Terruño Bodega Eslava
Somos Vino de Montaña

El clima y el terruño, pilares de excelencia 

Uno de los secretos que esconden nuestros vinos radica en el terruño singular y en el clima privilegiado de esta zona, con influencia directa de los Pirineos. Los suelos de la Baja Montaña, predominantemente arcillo-calcáreos, cuentan con las características perfectas para el crecimiento de las uvas. La altitud y la gran diferencia de temperatura entre el día y la noche durante los meses más cálidos proporcionan un microclima único que favorece la maduración completa y correcta de las uvas, aportando una complejidad y concentración de sabores notable.

Los tesoros que esconde la Baja Montaña navarra

En Bodega Eslava, un 80% de la uva que cultivamos para elaborar nuestros vinos es garnacha, seguida de la tempranillo, merlot y cabernet Sauvignon a partes iguales. La garnacha, con su rusticidad y capacidad para reflejar la identidad del terruño, produce vinos tintos y rosados llenos de carácter y elegancia.

Los vinos de la Baja Montaña navarra despiertan los sentidos con una paleta de sabores y aromas únicos. Los tintos ofrecen notas herbales procedentes de la vegetación que rodea al viñedo, tales como tomillo, oyaga, hinojo, complementados de frutas rojas como bayas y moras y un sutil regusto mineral. Los vinos rosados, frescos y vibrantes, muestran una deliciosa acidez y aromas florales que invitan a disfrutarlos en cualquier ocasión.

Proyecto Eslava

Todas estas singularidades convierten al territorio de Eslava en un enclave vinícola único. Un territorio en el que basamos la clasificación de nuestros vinos: toda la uva que entra en la bodega es de viñedos de Eslava que están repartidos en diferentes zonas; cada zona es un paraje que tiene su propio nombre.

Vinos Bodega Eslava
Vinos Bodega Eslava